Nos gustaría compartir la historia sobre un caso que trabajamos en nuestro despacho. Nuestra clienta era la parte reclamante y la caratula era “DIAZ, SUSANA AMALIA C/ DONADIO MUNHOZ, SUZANA Y OTRO S/PERDIDA DE VOCACION HEREDITARIA (CIV 070537/2017)».

La historia comienza en marzo de 1999. Baldomero Arturo Díaz era argentino con ciudadanía estadounidense y había decidido radicarse en dicho país. Producto de un viejo encuentro en Uruguay, había conocido a Suzana Donadio Munhoz quién tenía intenciones de mudarse de Brasil y radicarse en Norteamérica. Entonces, Baldomero Arturo, para “hacerle el favor” de que Suzana pueda conseguir la residencia en Estados Unidos, contrajo matriminio con ella, de manera sorpresiva, con la promesa de que luego se divorciarían. –

Luego del matrimonio, el “esposo” continuó viviendo en Nueva York, mientras que la “esposa” hizo lo propio en Miami de manera tal que nunca hubo convivencia bajo el mismo techo, ni asistencia, ni fidelidad, ni débito conyugal. A pesar de esto, el divorcio nunca se realizó de manera que siguieron casados. –

Con el pasar del tiempo, en 2011, Baldomero mudó su residencia a Buenos Aires ostentando su real estado civil, es decir, separado de hecho de su matrimonio y sin voluntad de volverse a unirse hasta que falleció en 2017.-

Atento a ello, su “esposa” (con la que no se veía desde 1999), inició la sucesión para recibir la herencia. A partir de ello, la hermana de Baldomero Arturo nos contactó para asesorarse y accionar judicialmente y entonces decidimos promover una acción por pérdida de vocación hereditaria contra Suzana Donadio Munhoz, manifestando que su hermano y la Sra. Munhoz se habían separado de hecho poco después de haber contraído matrimonio en los Estados Unidos y que, por lo tanto, la demandada había perdido el derecho a ser heredera de los bienes del Sr. Arturo. –

Con las pruebas aportadas al juicio, el Juez llegó a considerar que:

-) En ese país extranjero no hubo convivencia matrimonial ni proyecto de vida en común; ni habitaron el mismo techo.

-) Las visitas de la demandada al Sr. Baldomero no variaron esa circunstancia pues su hermano sólo pretendía mantener firme la separación de hecho y no tener vínculo con la demandada. Que, hubo entre ellos un profuso intercambio de mail, pero nunca contacto directo.

-) Aunque la partida de matrimonio tenga la validez, ello no es prueba de la vinculación matrimonial al momento del fallecimiento   del   causante   ya   que   la   demandada sabía perfectamente la separación de hecho a los pocos meses de casados en Estados Unidos.

De esta manera, el Juez resolvió haciendo lugar a la demanda ya que la separación en la vida diaria, sin voluntad de unirse, excluye el derecho a recibir la herencia del cónyuge que falleció.

Para mayor profundidad, puede acceder al fallo haciendo CLICK AQUÍ.