Nos gustaría contarte un caso que manejamos en nuestro despacho, caratulado “B., D. B. C/ FEINMANN, EDUARDO Y OTRO S/DAÑOS Y PERJUICIOS” (CIV 084377/2014)”

En el mes de julio de 2012, a raíz de diversos conflictos en el Colegio Nacional Buenos Aires, la asamblea de alumnos de la institución decidió adoptar una toma pacífica de las instalaciones del colegio con una “sentada” en el patio del Colegio. Nuestra clienta, la parte actora, era alumna del Colegio Nacional Buenos Aires, en ese momento cursando el tercer año del ciclo lectivo y estaba a cargo de la Comisión de Limpieza del Centro de Estudiantes.

Los noticieros informaron sobre “la toma” del Nacional Buenos Aires y el periodista y abogado Eduardo Feinmann comenzó a tratar ese tema en su programa “El Diario”, que se emitía de 18 a 21 hs. por el canal de noticias C5N, cuya explotación y titularidad de la señal corresponde a TELEPIU S.A. Puntualmente, el hecho que genera el reclamo ocurrió el día 6 de agosto de 2012 a las 20:06 hs. El periodista puso al aire una filmación en la que se aprecia:

  • una puerta de entrada con vidrios rotos.
  • dos jóvenes alumnos, uno de sexo masculino y otro de sexo femenino que es la actora de 16 años con la cara descubierta, que ingresan a un recinto atravesando la puerta en cuestión.

Según los dichos del periodista, los jóvenes ingresaron al buffet del concesionario del Colegio Nacional Buenos Aires. Seguido a ello, nuevamente en el curso de la trasmisión apareció nuestra clienta de espaldas y se le realizó un círculo a su mano derecha, mientras Feinmann infería que había tomado en forma ilegal una gaseosa. Posteriormente volvió a aparecer en la filmación (con el rostro sin pixelar), saliendo de una habitación y su mano quedó encerrada en un círculo rojo, procediendo Feinmann a emitir un discurso acusatorio respecto a su persona, sosteniendo que había procedido a un hurto o robo.

El Juez del expediente considero que el derecho a informar y a recibir información tiene raigambre constitucional, pero tal derecho debe ser con absoluta responsabilidad del órgano difusor sea prensa escrita, radial, televisiva o bien a través de medios digitales, conforme los límites que reglamentan la actividad.

Uno de los límites está dado por DERECHO A LA DIGNIDAD” (ley 26.061 artículo 22). Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a ser respetados en su dignidad, reputación y propia imagen. Se prohíbe exponer, difundir o divulgar datos, informaciones o imágenes que permitan identificar, directa o indirectamente a los sujetos de esta ley, a través de cualquier medio de comunicación o publicación en contra de su voluntad y la de sus padres, representantes legales o responsables, cuando se lesionen su dignidad o la reputación de las niñas, niños y adolescentes o que constituyan injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada o intimidad familiar”.

En base a lo mencionado en el párrafo anterior, el Juez consideró que lo realizado por el periodista Feimann fue un exceso en el ejercicio del periodismo y generó un daño a la imagen de nuestra clienta.

Por lo expuesto, el Juez resolvió hacer lugar a la demanda promovida por la actora y en consecuencia, condenó en forma concurrente a Eduardo Feinmann y a TELEPIU S.A., a abonar a D. B. B. la suma de $ XXXXXX.. Todo ello con más los intereses que se calcularán conforme lo dispuesto en el considerando respectivo. –

Para mayor interés, puede acceder al fallo haciendo click aquí.